.

Mentiras

Confinados o arrestados

          Nos robaron cuatro meses de nuestra vida, este desgraciado gobierno obtenido en la banal tómbola de nuestro país, como decía el genial dibujante “país de Romerales”, un mal día a petición del gobierno mundial en la sombra, engañó a los españoles con un supuesto virus mortal que no era sino el vulgar virus de la gripe modificado en algún laboratorio chino…

El objetivo del gobierno era, aprovechar para ensayar una reclusión ciudadana,  al igual que otros paises de la órbita del Nuevo Orden Mundial y de paso instalar las malditas antenas 5-G sin que ningún habitante lo viera..

Las dichosas antenas hicieron el resto destrozando los pulmones de la gente mayor o con pocas defensas..

Además los efectos psicosomáticos y el miedo hicieron el resto.

Los niños y ancianos se sitúan como la población más vulnerable psicológicamente ante el encierro causado por la pandemia de COVID-19

Una encuesta realizada en Reino Unido a 1.300 psiquiatras muestra que el 43% había registrado un aumento de pacientes en urgencias y el 45% una disminución de la petición de citas rutinarias, según informa la BBC.

Uno de los psiquiatras encuestados afirmó que los pacientes de edad más avanzada habían desaparecido por completo de la consulta. Según Amanda Thompsell, psiquiatra experta en mayores, los ancianos muestran una mayor vulnerabilidad en esta situación. Pedir cita a través de internet puede no ser fácil para ellos y se encuentran sin alternativa al no querer ir al hospital a pedirla por miedo al contagio.

https://okdiario.com/img/2019/05/25/eduardo-inda-opinion-interior-1-655x368.jpg

Otro de los encuestados indicó que muchos de los pacientes desarrollaron trastornos mentales debido al coronavirus. Las causas se pueden encontrar, entre otras, en el aislamiento social o el aumento del estrés.

La organización sin ánimo de lucro Rethink Mental Illness respaldó estos datos mediante una encuesta en la que participaron 1.000 personas que padecían enfermedades mentales. Muchos de ellas afirmaron que su salud mental había empeorado desde el inicio de la pandemia. La principal razón que apuntaban era que no podían seguir con sus rutinas. Los cambios en la rutina diaria afectan especialmente a las personas que sufren algún trastorno del espectro autista (TEA), ya que les cuesta adaptarse a los cambios repentinos e improvisar, por lo que la irrupción del coronavirus y los cambios que ha supuesto en la vida diaria les afecta especialmente.

La maldad ignominiosa de este gobierno para con nuestros mayores no tiene parangón ni lo ha tenido en nuestra reciente historia

“Los pacientes se han evaporado, ya estamos viendo el impacto devastador del confinamiento en la salud mental”, Wendy Burn, presidneta del Royal College of Psychiatrists.

Open Evidence, institución que forma parte de la Universitat Oberta de Cataluña (UOC), que entre el 24 de abril y el 17 de mayo realizó un estudio con 3.524 personas en el que se observó que la salud del 46% de la población española ha empeorado y está en riesgo por el confinamiento. Al comparar los datos recabados en España con los de Italia y Reino Unido en cuanto a la salud mental, España resulta ser el país que peor se encuentra de los tres.

El Instituto de Política Familiar advierte del “impacto” del confinamiento en las 5 millones de personas que viven solas

https://www.jubilacionypension.com/media/2018/06/Ma%c2%a6%c3%bcs-personas-mayores-viven-solas-1.jpg

  Según datos avanzados del Informe sobre Evolución de la Familia en España 2020, que publica el Instituto de Política Familiar (IPF) y que se presentará próximamente.

“La crisis de la familia en España provoca que esta situación de soledad afecte a demasiadas personas, con sus negativas consecuencias personales y sociales” ha declarado el vicepresidente y portavoz del Instituto de Política Familiar, Mariano Martínez-Aedo.

En números absolutos, la comunidad con más hogares unipersonales es Cataluña, con 786.500 (16,4% del total), seguida por Andalucía (767.000) y Madrid (672.200), mientras que en La Rioja (37.100) y Navarra (69.100) es donde menos hogares de este tipo hay.

Atendiendo al porcentaje, se sitúa a la cabeza Asturias, con un 30,5% de hogares formados por una sola persona, Castilla y León (29,6%) y La Rioja (28,6%). Por detrás, se encuentran: Murcia (21,1%), Andalucía (23,7%) y Baleares (23,7%).

Además, el estudio pone de relieve que, del total de personas que viven solas, más de 2 millones (2.009.100), tienen 65 años o más por lo que, un dato “preocupante”, según señalan los autores del informe, ya que su situación de grupo de riesgo “agrava las dificultades del aislamiento, uniendo los problemas de abastecimiento, el aislamiento personal, así como las dificultades de asistencia”.

Las comunidades donde más mayores viven solos son Navarra, La Rioja y Extremadura. En cuanto a su situación civil, dos tercios son personas viudas (66,6%), un 16,3% son solteros y un 13%, separados o divorciados.

Por otro lado, 2.784.500 son personas que viven solas de menos de 65 años, la mayoría de ellas, el 67%, solteras, a las que el confinamiento les ha limitado la vida social, según señala el Instituto de Política Familiar.

El informe también constata un “incremento constante” cada año de 65.000 hogares unipersonales, lo que ha supuesto que en 2019 haya 389.000 hogares solitarios más que en 2013 (un 8,7% más). El crecimiento ha sido mayor en los hogares de mayores, que se incrementaron un 11,3%, especialmente aquellos en los que vivían hombres solos (12,3%).

El Instituto de Política Familiar pide que, si se vuelven a decretar medidas de confinamiento, se tenga en cuenta la problemática de las personas solas. “No se trata de olvidar los peligros de la pandemia, pero si, por ejemplo, se consideraba fundamental que las mascotas (y sus dueños) tuvieran derecho a salir a la calle, también se deberían haber abierto alternativas para que estas personas pudieran salir a la calle o tener algún contacto que aliviara el impacto del aislamiento”..

Acuerdate de los que dieron todo por tí

SOBRE LA PENSION, RECUERDA, CRIA CUERVOS…

No Birdbrain: Ravens Are Way Smarter Than You Think ...

 


La historia alterada

«Es de importancia para todo el que quiera alcanzar una certeza en su investigación saber dudar sensatamente a tiempo» (Aristóteles, Metafísica, 2, 3)

La historia ha sido alterada

La historia la escriben los ganadores

“En nuestra búsqueda por certeza, ver hacia el pasado parece bastante atractivo. El pasado está fijado; es inmutable y absolutamente definitivo. Nada podemos hacer para cambiarlo, y por eso el historiador G. R. Elton dijo:
“En un sentido muy real, ‘el estudio de la historia’ concierne a un ‘objeto de estudio’ mucho más objetivo e independiente que el de las ciencias naturales. Solo porque ‘la materia histórica’ está en el pasado, ‘se ha ido’, es irrecuperable, su realidad objetiva está garantizada; está más allá de ser alterada por cualquier propósito…”

   Seguramente sería difícil negar esto, de tal modo que podríamos, al parecer, tomar a la historia como modelo para la verdad y la seguridad en el conocimiento. ¿O podríamos negarlo? Mira cuidadosamente lo que Elton escribió y verás que ha sido muy cuidadoso con su elección de palabras: “el estudio de la historia”, “el objeto de estudio”, “la materia histórica”… Él no dice nada realmente sobre la Historia en sí misma. Así pues, ¿a qué se referirá él?

Podríamos hacer una importante distinción aquí, una que es familiar para todos los historiadores. La palabra “historia”, por lo general, suele usarse en dos sentidos distintos: el primero es “la historia” como esa “serie de eventos pasados”, pero también está la “historia” como esa “investigación académica” que realizan los historiadores. Es solo en el primer sentido que la historia está “fijada” [fuertemente fundamentada] en la forma en que sugiere Elton. La Historia en el segundo sentido trata sobre todo acerca de lo que entendemos sobre “historia” según el primer sentido, y sería bueno que no confundiéramos las dos acepciones. Una vez se ha hecho esta distinción, la esperanza de conocimiento seguro en la historia empieza a desvanecerse rápidamente –podemos estar seguros de que algo pasó (“historia” en el primer sentido), pero descubrir todo acerca de ello (“historia” en el segundo sentido) puede ser algo completamente diferente. De hecho, como sabe cualquier historiador, lo que sabemos sobre el pasado podría estar incompleto, ser inexacto o incluso completamente equivocado, y justamente por el hecho de que el pasado “se ha ido” puede ser extremadamente difícil descubrirlo alguna vez. ¿Cuál es el principal problema que plantea el texto respecto a
“la historia” en el segundo sentido?]

   Así pues, la Historia presenta problemas únicos –pues el historiador realmente no puede trabajar con su objeto de estudio directamente sino solo a través de intermediarios. ¿Puedes dar ejemplos de esos intermediarios?]– pero también veremos que también comparte muchas características con otras formas de conocimiento. La Historia es importante en un sentido muy humano: nuestras comunidades son moldeadas por sus historias, y en muchos casos alrededor del mundo lastimosamente atadas y limitadas por esas historias en términos de odio y violencia. Entender el pasado, y el intento de encontrar la verdad acerca de éste, puede ser un factor que nos permita alzarnos por encima de las normas sociales y culturales que han sido causadas por las acciones de personas ya muertas. Entender el pasado es un paso muy importante para entender el presente, y quizás hasta para moldear el futuro. Explica el argumento que da el texto de por qué es importante la historia. ¿Se te ocurren otras razones?…

https://i.ytimg.com/vi/4lTNl2SvALU/maxresdefault.jpg

LOS HECHOS DE LA HISTORIA

Si el historiador intenta averiguar acerca del pasado entonces el primer paso es asegurar que encuentra cuantos “hechos” sean posibles. En lo que podría pensarse como un espíritu auténticamente objetivo y científico, el historiador debería recolectar todos los hechos y luego analizarlos. En este sentido, el historiador podría intentar primero establecer un “núcleo sólido” de hechos indiscutibles y, en base a éstos, y solo sobre éstos, teorizar.

Imaginemos algunos “hechos históricos” como “Hong Kong fue devuelta a China en 1997”, “La Batalla de Bosworth tuvo lugar en 1485, en la colina de Bosworth”, “El César cruzó el río Rubicón en el 49 A.C.” Debemos reconocer que muchos de los hechos de ese tipo están más allá de la discusión –¡aunque algunos “hechos históricos” se ha comprobado que son falsos!– y determinarlos con exactitud es muy importante. Pero como dijo una vez Alfred Housman: “La exactitud es un deber, no una virtud”… ¿Cuál es el sentido de la frase de Housman?]

Ahora, ¡todos esos datos son muy tediosos! En la realidad, nosotros esperamos más que “hechos básicos” del trabajo de un historiador. Pues estos hechos no son “Historia” en sí mismos, sino los bloques de construcción de los que la Historia está hecha. Indica el sentido de la frase anterior. A nadie le interesan mucho realmente esos datos brutos y los historiadores esperan responder a preguntas mucho más interesantes e importantes como “¿Qué efectos tuvo la reunificación de Hong Kong y China en la gestación de partidos políticos en China?”, “¿Fue la desigualdad social el principal factor detrás de las tensiones en Inglaterra en el siglo XV?”, “¿Por qué fue el cruce del Rubicón un paso tan importante en la carrera del César?”. Una vez que hemos reconocido esto, es claro que el deseo de establecer las respuestas a estas preguntas inmediatamente nos dice algo acerca de los deseos e intereses del historiador. Es éste, y no los “hechos básicos”, quien ha decidido que los incipientes partidos políticos de China son de interés y merecedores de una atención histórica. A partir del texto, ¿qué podemos concluir sobre cuál es el trabajo del historiador y cuáles son sus riesgos respecto a la objetividad?…

Cinco cosas increíbles sobre la Biblioteca de Alejandría: el centro del saber del mundo antiguo

HISTORIA MUY ANTIGUA; HISTORIA CONTEMPORÁNEA

Por supuesto, el historiador no siempre puede elegir libremente de grandes volúmenes de información qué es lo que le llama la atención. Tal como los geólogos conocen muy poco sobre animales que fueron “demasiado suaves” para dejar una huella fósil, de la misma manera a veces los historiadores tienen muy poco material sobre el cual trabajar. Los historiadores en América Central y América del Sur se maravillan de la belleza arquitectónica de las ruinas mayas, aztecas e incas, pero también las encuentran bastante frustrantes. ¿Para qué se hicieron esos edificios? ¿Cómo se formaron esas sociedades? ¿En qué se interesaban esas personas? ¿En qué creían? ¿Cuáles fueron sus dramas, esperanzas, amores y temores? Por supuesto, hay alguna información sobre esas preguntas pero los datos son bastante incompletos y hay muchísimo que no sabemos. ¿Cuáles son los problemas que enfrentan los historiadores que se especializan en hechos históricos muy antiguos?

   En la historia reciente, por supuesto, el problema se manifiesta en la dirección opuesta: hay muchísima información. Se ha estimado, por ejemplo, que la administración de cada presidente estadounidense reciente ha producido cerca de 5 millones de documentos escritos al año, ¡lo que podría traducirse en 14,000 documentos cada día! Este gigantesco flujo informativo se encuentra mucho más allá del alcance de cualquier individuo, pero será el trabajo del historiador proveerlos de una estructura y separar lo trivial de lo trascendente. Tomando en cuenta la última oración, ¿de qué formas crees que el trabajo periodístico se asemeja al trabajo del historiador contemporáneo; hasta qué punto se identifican o se hacen uno solo? Toda esa información carece de significado en términos históricos hasta que ha sido filtrada y clasificada. Sin embargo, mientras eso ocurre, deja de ser “pura información”, pues la categorización empleada para filtrar y clasificar responde a las teorías del historiador, y no a la información original. Una vez que el material ha sido filtrado y clasificado, la teoría está inextricablemente atada a los datos, y ahí ya no hay más algún “núcleo sólido” de puros “hechos históricos”. En esta era de información, el trabajo del historiador es indudablemente mucho más difícil, pero también más importante que nunca. A no ser que el historiador dé sentido a esa información, esa información no tendrá sentido. Y es que contrario a la creencia popular, los hechos jamás hablan por sí mismos.

Metrópolis s.XXI from QuintíCasalsÀlexAlcalde on Vimeo.


La Sociología, actualmente concebida, dentro de los parámetros de interrelación de los individuos que componen la comunidad de la especie, cambiará. Ya está cambiando. Las redes sociales, entre otras formas de contacto, depuran el concepto y transfiguran la idea aristotélica del zoon politikón. Quizá estemos en contacto con un mayor número de personas, mas este contacto es virtual, artificial, adulterado por una legión de cables y otros mecanismos metálicos, fantasioso, deshumanizado. Aunque la nueva humanidad que, a pasos agigantados, se va moldeando será así: una humanidad deshumanizada.

Esa nueva humanidad, creo insistir, será también una humanidad afanada a la vagancia, pues se ve interesada en confundir facilitar la vida con hacer la vida fácil. Una humanidad que no necesitará levantarse del sillón para encender la luz o hacer la comida, ni para salir a la calle a comprar o trabajar. Será, además, una sociedad con un nivel de estrés elevado a la enésima potencia, ya que, cuanto más rápidas se puedan hacer las cosas, más cosas se podrán aspirar a hacer.

Esa nueva humanidad traerá distintos modos de percibir el mercado laboral, con extrañas especialidades y originales grupos profesionales todavía por descubrir. Las profesiones listadas hoy pronto quedarán obsoletas. Y he aquí una grave negligencia gubernamental: no reestructurar los planes académicos en previsión de lo insólito que nos deparará el futuro cercano. Un futuro más próximo de lo que siquiera imaginamos.

Ley de Transparencia

Género Neutro

¿Mujer hombre? – ¿hombre Mujer?

Ni Dios sabe lo que es