.

‘La isla’

https://eacnur.org/blog/wp-content/uploads/2016/09/la-isla-libro-1-823x400.jpg

La isla – Aldous Huxley

La novela sirve como contexto para que el autor explore y desgrane muchas de las ideas que le interesaban tras la Segunda Guerra Mundial. Este tema ya lo había tratado en otros ensayos, como Nueva visita a un mundo feliz, Mañana, mañana y mañana o La filosofía perenne.

Algunos de los temas por los que se preocupa Huxley en este libro son la superpoblación de la Tierra, la ecología, la democracia o el avance de la sociedad.

Cultura en la isla de Pala

Cuando un médico escocés llega a esta isla en el siglo XIX, transmite sus creencias a los habitantes, que profesan la fe budista. Así se crea una sociedad que mezcla las ventajas de la cultura de  Occidente y de Oriente. Una de sus peculiaridades es que en la isla se ha detenido la industrialización, lo que se ha hecho para crear una sociedad que divida su tiempo entre el trabajo, el ocio y la contemplación, como una crítica a la vida frenética que llevamos en la actualidad.

Para los habitantes de Pala, el progreso es sinónimo de una actitud selectiva ante la tecnología, que contrasta con la pobreza de su isla vecina, Rendang, y con el desarrollo intensivo de Oriente, muy industrializado en ese momento.

Aunque utilizan los avances científicos y médicos, rechazan la industrialización, de forma que solo eligen aquello que, a su manera de ver, les va a hacer felices. Se trata, por tanto, de una crítica hacia los avances de la sociedad de los años 60, que puede extrapolarse a la situación actual. De hecho, a partir de la publicación del libro se ha creado una fundación llamada “Isla”, que pretende implantar una cultura basada en la selección aplicada en la isla, y que trabaja sin ánimo de lucro.

https://eacnur.org/blog/wp-content/uploads/2016/09/la-isla-libro-2.jpg

La industrialización y sus consecuencias

De este libro destaca la crítica que hace al avance de la sociedad. La industrialización y la digitalización están teniendo consecuencias no solo de desigualdad económica entre los países, sino también social e incluso medioambiental. Por eso, muchos sectores de la sociedad y nuevos movimientos apuestan por una economía más sostenible, justa y que beneficie a todos los actores que participan en la creación de un mundo mejor. Este libro sirve tanto para adultos como para jóvenes y nos ayuda a entender el miedo al avance de la sociedad, aplicable al momento presente y que nos hace reflexionar sobre cómo se están perdiendo determinados valores y afectando de forma imparable a la salud del planeta.

 Este fue el último libro escrito por Huxley, y en cierta manera representa una contrapartida a su obra Un mundo feliz, escrita durante su primera madurez. Si en esta primera obra ‘utópica’ el autor nos presentaba una sociedad automatizada, ‘perfecta’ pero a la vez idiotizada y deshumanizada por la ingeniería genética, los medios de producción y una droga de la felicidad que mantenía aletargados a los individuos, en esta segunda obra Huxley nos describe un mundo consumista y dominado por las multinacionales, a la vez que enfrentado por una guerra de dominación suprema, que en definitiva no hace otra cosa que sumir al mundo en el caos. Pero esta vez, en lugar la droga popular que garantiza una felicidad sin queja, Huxley nos presenta una pequeña comunidad humanista que vive en una isla alejada del mundo, y que emplea un hongo visionario que otorga el conocimiento trascendente y una paz de espíritu que está ausente en el resto del planeta.

    La narración se desarrolla a partir de la visita a esta pequeña comunidad de un periodista que procede del mundo ‘neurótico’, y su lento proceso de aproximación de los rituales, forma de vida y comprensión de la existencia de esta apartada comunidad de personas -que sin pretender conquistar al otro, opta por el conocimiento del sí-mismo.

    Uno de los puntos sobre los que gira esta fábula, además de la ‘conversión’ del emisario del mundo de la locura, es el ofrecer una tercera vía de salida a lo que Huxley planteó en su libro Un mundo feliz. Si en esa primera ocasión Huxley, mordazmente, daba sólo dos vías de salida a los humanos -la locura o la alienación- en esta ocasión lo que se presenta en La Isla es el sendero de la cordura, que nace del conocimiento de uno mismo, de la ausencia de voluntad de dominio y del contemplar la aventura en este planeta con su necesaria conexión a unas dimensiones humanas de la espiritualidad.

https://dam.ngenespanol.com/wp-content/uploads/2020/01/isla-cousin.jpg

Distopía moderna y control social

Audio

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 2d3b7-animacin22-2.gif

La vida futura – Mar 1936

https://i.ytimg.com/vi/B1Gx03UNZ68/hqdefault.jpg

A mitad de los años treinta, la Segunda Guerra Mundial no ha estallado todavía, pero parece sentirse en el aire que se respira. Cuando llegue, acontecimiento inexorable para los futurólogos, supondrá una conmoción que dará origen a un futuro de desastres en el que se impondrá como única forma de gobierno la más feroz de las dictaduras.

3 comentarios

  1. 20 noviembre, 2020 en 0:00

  2. Gracias !!! 🙂 🙂 🙂

    20 noviembre, 2020 en 7:00

  3. 3 diciembre, 2020 en 19:46

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s