.

La historia alterada

«Es de importancia para todo el que quiera alcanzar una certeza en su investigación saber dudar sensatamente a tiempo» (Aristóteles, Metafísica, 2, 3)

La historia ha sido alterada

La historia la escriben los ganadores

“En nuestra búsqueda por certeza, ver hacia el pasado parece bastante atractivo. El pasado está fijado; es inmutable y absolutamente definitivo. Nada podemos hacer para cambiarlo, y por eso el historiador G. R. Elton dijo:
“En un sentido muy real, ‘el estudio de la historia’ concierne a un ‘objeto de estudio’ mucho más objetivo e independiente que el de las ciencias naturales. Solo porque ‘la materia histórica’ está en el pasado, ‘se ha ido’, es irrecuperable, su realidad objetiva está garantizada; está más allá de ser alterada por cualquier propósito…”

   Seguramente sería difícil negar esto, de tal modo que podríamos, al parecer, tomar a la historia como modelo para la verdad y la seguridad en el conocimiento. ¿O podríamos negarlo? Mira cuidadosamente lo que Elton escribió y verás que ha sido muy cuidadoso con su elección de palabras: “el estudio de la historia”, “el objeto de estudio”, “la materia histórica”… Él no dice nada realmente sobre la Historia en sí misma. Así pues, ¿a qué se referirá él?

Podríamos hacer una importante distinción aquí, una que es familiar para todos los historiadores. La palabra “historia”, por lo general, suele usarse en dos sentidos distintos: el primero es “la historia” como esa “serie de eventos pasados”, pero también está la “historia” como esa “investigación académica” que realizan los historiadores. Es solo en el primer sentido que la historia está “fijada” [fuertemente fundamentada] en la forma en que sugiere Elton. La Historia en el segundo sentido trata sobre todo acerca de lo que entendemos sobre “historia” según el primer sentido, y sería bueno que no confundiéramos las dos acepciones. Una vez se ha hecho esta distinción, la esperanza de conocimiento seguro en la historia empieza a desvanecerse rápidamente –podemos estar seguros de que algo pasó (“historia” en el primer sentido), pero descubrir todo acerca de ello (“historia” en el segundo sentido) puede ser algo completamente diferente. De hecho, como sabe cualquier historiador, lo que sabemos sobre el pasado podría estar incompleto, ser inexacto o incluso completamente equivocado, y justamente por el hecho de que el pasado “se ha ido” puede ser extremadamente difícil descubrirlo alguna vez. ¿Cuál es el principal problema que plantea el texto respecto a
“la historia” en el segundo sentido?]

   Así pues, la Historia presenta problemas únicos –pues el historiador realmente no puede trabajar con su objeto de estudio directamente sino solo a través de intermediarios. ¿Puedes dar ejemplos de esos intermediarios?]– pero también veremos que también comparte muchas características con otras formas de conocimiento. La Historia es importante en un sentido muy humano: nuestras comunidades son moldeadas por sus historias, y en muchos casos alrededor del mundo lastimosamente atadas y limitadas por esas historias en términos de odio y violencia. Entender el pasado, y el intento de encontrar la verdad acerca de éste, puede ser un factor que nos permita alzarnos por encima de las normas sociales y culturales que han sido causadas por las acciones de personas ya muertas. Entender el pasado es un paso muy importante para entender el presente, y quizás hasta para moldear el futuro. Explica el argumento que da el texto de por qué es importante la historia. ¿Se te ocurren otras razones?…

https://i.ytimg.com/vi/4lTNl2SvALU/maxresdefault.jpg

LOS HECHOS DE LA HISTORIA

Si el historiador intenta averiguar acerca del pasado entonces el primer paso es asegurar que encuentra cuantos “hechos” sean posibles. En lo que podría pensarse como un espíritu auténticamente objetivo y científico, el historiador debería recolectar todos los hechos y luego analizarlos. En este sentido, el historiador podría intentar primero establecer un “núcleo sólido” de hechos indiscutibles y, en base a éstos, y solo sobre éstos, teorizar.

Imaginemos algunos “hechos históricos” como “Hong Kong fue devuelta a China en 1997”, “La Batalla de Bosworth tuvo lugar en 1485, en la colina de Bosworth”, “El César cruzó el río Rubicón en el 49 A.C.” Debemos reconocer que muchos de los hechos de ese tipo están más allá de la discusión –¡aunque algunos “hechos históricos” se ha comprobado que son falsos!– y determinarlos con exactitud es muy importante. Pero como dijo una vez Alfred Housman: “La exactitud es un deber, no una virtud”… ¿Cuál es el sentido de la frase de Housman?]

Ahora, ¡todos esos datos son muy tediosos! En la realidad, nosotros esperamos más que “hechos básicos” del trabajo de un historiador. Pues estos hechos no son “Historia” en sí mismos, sino los bloques de construcción de los que la Historia está hecha. Indica el sentido de la frase anterior. A nadie le interesan mucho realmente esos datos brutos y los historiadores esperan responder a preguntas mucho más interesantes e importantes como “¿Qué efectos tuvo la reunificación de Hong Kong y China en la gestación de partidos políticos en China?”, “¿Fue la desigualdad social el principal factor detrás de las tensiones en Inglaterra en el siglo XV?”, “¿Por qué fue el cruce del Rubicón un paso tan importante en la carrera del César?”. Una vez que hemos reconocido esto, es claro que el deseo de establecer las respuestas a estas preguntas inmediatamente nos dice algo acerca de los deseos e intereses del historiador. Es éste, y no los “hechos básicos”, quien ha decidido que los incipientes partidos políticos de China son de interés y merecedores de una atención histórica. A partir del texto, ¿qué podemos concluir sobre cuál es el trabajo del historiador y cuáles son sus riesgos respecto a la objetividad?…

Cinco cosas increíbles sobre la Biblioteca de Alejandría: el centro del saber del mundo antiguo

HISTORIA MUY ANTIGUA; HISTORIA CONTEMPORÁNEA

Por supuesto, el historiador no siempre puede elegir libremente de grandes volúmenes de información qué es lo que le llama la atención. Tal como los geólogos conocen muy poco sobre animales que fueron “demasiado suaves” para dejar una huella fósil, de la misma manera a veces los historiadores tienen muy poco material sobre el cual trabajar. Los historiadores en América Central y América del Sur se maravillan de la belleza arquitectónica de las ruinas mayas, aztecas e incas, pero también las encuentran bastante frustrantes. ¿Para qué se hicieron esos edificios? ¿Cómo se formaron esas sociedades? ¿En qué se interesaban esas personas? ¿En qué creían? ¿Cuáles fueron sus dramas, esperanzas, amores y temores? Por supuesto, hay alguna información sobre esas preguntas pero los datos son bastante incompletos y hay muchísimo que no sabemos. ¿Cuáles son los problemas que enfrentan los historiadores que se especializan en hechos históricos muy antiguos?

   En la historia reciente, por supuesto, el problema se manifiesta en la dirección opuesta: hay muchísima información. Se ha estimado, por ejemplo, que la administración de cada presidente estadounidense reciente ha producido cerca de 5 millones de documentos escritos al año, ¡lo que podría traducirse en 14,000 documentos cada día! Este gigantesco flujo informativo se encuentra mucho más allá del alcance de cualquier individuo, pero será el trabajo del historiador proveerlos de una estructura y separar lo trivial de lo trascendente. Tomando en cuenta la última oración, ¿de qué formas crees que el trabajo periodístico se asemeja al trabajo del historiador contemporáneo; hasta qué punto se identifican o se hacen uno solo? Toda esa información carece de significado en términos históricos hasta que ha sido filtrada y clasificada. Sin embargo, mientras eso ocurre, deja de ser “pura información”, pues la categorización empleada para filtrar y clasificar responde a las teorías del historiador, y no a la información original. Una vez que el material ha sido filtrado y clasificado, la teoría está inextricablemente atada a los datos, y ahí ya no hay más algún “núcleo sólido” de puros “hechos históricos”. En esta era de información, el trabajo del historiador es indudablemente mucho más difícil, pero también más importante que nunca. A no ser que el historiador dé sentido a esa información, esa información no tendrá sentido. Y es que contrario a la creencia popular, los hechos jamás hablan por sí mismos.

Metrópolis s.XXI from QuintíCasalsÀlexAlcalde on Vimeo.


La Sociología, actualmente concebida, dentro de los parámetros de interrelación de los individuos que componen la comunidad de la especie, cambiará. Ya está cambiando. Las redes sociales, entre otras formas de contacto, depuran el concepto y transfiguran la idea aristotélica del zoon politikón. Quizá estemos en contacto con un mayor número de personas, mas este contacto es virtual, artificial, adulterado por una legión de cables y otros mecanismos metálicos, fantasioso, deshumanizado. Aunque la nueva humanidad que, a pasos agigantados, se va moldeando será así: una humanidad deshumanizada.

Esa nueva humanidad, creo insistir, será también una humanidad afanada a la vagancia, pues se ve interesada en confundir facilitar la vida con hacer la vida fácil. Una humanidad que no necesitará levantarse del sillón para encender la luz o hacer la comida, ni para salir a la calle a comprar o trabajar. Será, además, una sociedad con un nivel de estrés elevado a la enésima potencia, ya que, cuanto más rápidas se puedan hacer las cosas, más cosas se podrán aspirar a hacer.

Esa nueva humanidad traerá distintos modos de percibir el mercado laboral, con extrañas especialidades y originales grupos profesionales todavía por descubrir. Las profesiones listadas hoy pronto quedarán obsoletas. Y he aquí una grave negligencia gubernamental: no reestructurar los planes académicos en previsión de lo insólito que nos deparará el futuro cercano. Un futuro más próximo de lo que siquiera imaginamos.

La Historia Manipulada

https://www.ui1.es/sites/default/files/blog/images/estudiar-historia-geografia_1.jpg

Ley de Transparencia

Género Neutro

¿Mujer hombre? – ¿hombre Mujer?

Ni Dios sabe lo que es

49 comentarios

  1. 21 febrero, 2020 en 15:36

  2. Nada sabemos. Increíblemente cierto, amigo. Nos manipulan. Un abrazo.

    21 febrero, 2020 en 15:40

  3. 21 febrero, 2020 en 23:23

  4. 21 febrero, 2020 en 23:34

  5. 21 febrero, 2020 en 23:45

  6. 22 febrero, 2020 en 0:07

  7. 22 febrero, 2020 en 0:48

  8. 22 febrero, 2020 en 0:54

  9. 22 febrero, 2020 en 3:41

  10. 22 febrero, 2020 en 11:27

  11. 22 febrero, 2020 en 21:52

  12. 23 febrero, 2020 en 0:19


  13. ¿ Cúal la Visión o Versión global de la Historia, verbo pasado y presente, y de sus protagonistas, los pasados y presentes, cuando está toda ella falseada por la gran fantasía clerical y otras fantasías secundarias de algunos protagonistas todos ellos animistas ?

    El optimismo ! Con la Ciencia, sin ella todo pesimismo ! Hasta puede adelantarse deduciendo a su posible repetición involucionista a la ignorancia o fantasía.
    Todo tergiversado a conveniencia del poder.
    Buen instrumento este para enseñar masiva y casi gratuitamente.

    23 febrero, 2020 en 3:56

  14. Es muy cierto que en la WWW LABERÍNTICA hay versiones de la HISTORIA para todos los gustos y ésto no es por casualidad, ya que existe la llamada Ingeniería Social y otras ramas similares de la manipulación de masas que se dedican a promover la proliferación de toda clase de teorías y Operaciones Psicológicas (PSY OPS), desde al menos el auge del Imperio Romano podemos comprobar un MODUS OPERANDI a lo largo de la Historia que persiste hasta hoy día, DIVIDE ET IMPERA PER SECULAE SECULORUM, siguiendo éste hilo de investigación sale a relucir la famosa frase de que TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A ROMA, la hipócrita ONU-UNO es hoy la METÁSTASIS Imperial encargada de mantener los conflictos a nivel global mediante sus gobiernos títeres de turno que son expertos en crear ENFRENTAMIENTO tanto interno como externo, mediante la DIALÉCTICA HEGELIANA de ROJOS contra AZULES a diestra y siniestra , después de su exitoso SHOW MEDIÁTICO de la famosa GUERRA FRÍA, fingiendo antagonismo y con la tecnología desarrollada en secreto durante la misma, el DIVIDE y Conquista es como fácil un juego infantil… Te dejo un enlace a mi lista de reproducción sobre la PSY OP ANNUNAKI del JesuSionista SITCHIN canal by Adan Passio Metatron…

    23 febrero, 2020 en 6:41

  15. 23 febrero, 2020 en 20:24

  16. 25 febrero, 2020 en 20:02

  17. 26 febrero, 2020 en 4:14

    • 1 marzo, 2020 en 12:40


      • Historia falseada: los pueblos bárbaros no invadieron el imperio romano ni causaron su caída.
        Fue una revolución interna; no vino del exterior ni remotamente parecido a una conquista externa.
        Mucho menos a una conquista bárbara.

        Todavía en muchos libros se refleja una determinada concepción de lo que sucedió al caer el Imperio romano de occidente, en la que se afirma como seguro que fueron las invasiones germánicas las que determinaron su caída. Sin embargo dichas tribus germanas bárbaras fueron insignificantes en numero comparadas con la potencia y población romana. Es por tanto imaginaria y una completa falsificación de la historia. la existencia de una nación germana , vigorosa, joven y virtuosa que pugnó con la civilización mediterránea, sobre la que triunfó y gobernó como conquistadora.

        Es una derivación más de la leyenda negra contra la civilización católica en general, con la pretensión de privarla de su mérito de ser la causa y el verdadero origen de la civilización europea posterior, pues se asegura por algunos que la civilización decaía por causa del catolicismo hacia el final del Imperio romano, como dando a entender la coincidencia de lo que era en su origen bárbaro lo que es ahora la Europa alemana protestante.

        Pero, ¿Qué fue la caída del Imperio romano? . Lo que está claro es que no hubo conquista de pueblos mediterráneos decadentes por bárbaros vigorosos. La realidad es que muchos bárbaros ya vivían en calidad de esclavos dentro del Imperio número y otro número menor habían sido reclutados a la fuerza o voluntariamente para el servicio militar del Imperio. Los que penetraban en el Imperio como merodeadores, aprovechando la debilidad del gobierno central, próximo a su fin, en realidad fueron una cantidad menor aún y no representaban ningún peligro de conquista.

        Por otro lado los bárbaros no fueron germanos. Estaban constituidos por varias razas, que, si juzgamos por el lenguaje, eran: unos, de la germana; otros, de la eslava; algunos mongoles; otros, bereberes; otros, de las viejas razas, los pictos, por ejemplo, y los individuos oscuros del extremo norte y oeste. No tenían ese respeto sorprendente por la mujer, como el que hubiera podido engendrar el ideal caballeresco. No formaban sociedades libres, sino de dueños de esclavos. No deseaban, no intentaban ni soñaban con la destrucción del poder imperial; esa desgracia -que fue gradual y nunca total-, no se debió en absoluto a los bárbaros, y sobrevino a pesar de ellos y no por sus esfuerzos conscientes. No eran numerosos; por el contrario, se agrupaban en puñados de hombres aun cuando aparecían en las fronteras como invasores y salteadores triunfantes. Cuando venían en gran número, eran eliminados. No introdujeron nuevas instituciones ni nuevas ideas.

        El romance aparece siglos después, y aparece precisamente en conexión con aquellos distritos por los cuales se había hecho sentir menos el paso de los pocos teutones, eslavos y otros bárbaros. No hay ligazón entre la sociedad bárbara y el feudalismo de la Edad Media: no hay rastros de tal ligazón. Por el contrario, existe una secuencia histórica muy definida y demarcada entre la civilización romana y el sistema feudal que organizó la sociedad medieval. Un conde por ejemplo había sido originariamente un “comes”, o compañero del emperador pasando más tarde a ser un gobernador o virrey del emperador y posteriormente de los reyes al que se le concedía potestad sobre un territorio.

        En una palabra: el cese gradual de la autoridad imperial en la Europa del oeste, la caída del poder y la costumbre impuestos por una organización unida, con asiento en Roma, para señalar, definir y administrar las vidas humanas, fue una revolución interna; no vino del exterior. Fue un cambio interno, ni remotamente parecido a una conquista externa, y mucho menos a una conquista bárbara. Lo que sucedió fue que la civilización romana, habiendo llegado a muy vieja, no pudo mantener por más tiempo el método vigoroso y universal del gobierno local subordinado al central, que había sido suyo durante cuatrocientos o quinientos tos años. El mecanismo impositivo fue debilitándose gradualmente; también se debilitó la acción burocrática central; los grandes, en las localidades, comenzaron a adquirir cierta independencia y varios militares beneficiados por el lento (y enorme) cambio ocuparon los palacios locales de la administración romana, y se aseguraron para sí los ingresos que los restos de las disposiciones impositivas romanas les aseguraban. Esto es lo que sucedió, y es todo lo que sucedió.

        Con el objeto de entender lo ocurrido debemos, ante todo, recordar claramente el hecho de que la estructura sobre la que reposó unida nuestra civilización en sus primeros cinco siglos fue el ejército romano. Con ello no quiero significar que el número de soldados fuese muy elevado en comparación con la población civil, sino que el órgano vital en el estado, lo que realmente tenía importancia, la institución a cuyo alrededor giraba el pensamiento humano, y que se juzgaba como fundamento de todo lo demás, era la institución militar. Para establecer un fuerte centro de autoridad, la persona indicada y necesaria para ejercer tal autoridad (en un estado constituido como el romano) era el comandante en jefe del ejército es decir el emperador. La palabra latina “imperator”, no significa otra cosa que “comandante en jefe”.

        Los oficiales del ejército, llamados (por el origen de su reclutamiento) godos, del este y el oeste, formaban parte de ese ejército romano como tropas auxiliares y en modo alguno se les pasaba por la cabeza invasión de ningún tipo pues tenían asumido el orden romano que luchaban por mantener. El mismo saqueo de Roma por parte de Alarico, no fue más que fruto de una rencilla o venganza del propio Alarico que era oficial del ejército romano, al no conseguir ser nombrado general.

        Cuando el ejército perdió cohesión y el poder central de Roma se debilitó, las distintas provincias romanas fueron adquiriendo cada vez más autonomía, tanto impositiva como militar. Así por ejemplo los visigodos, conservando escrupulosamente el orden jurídico romano constituyeron en Hispania una provincia con vida propia. Lo mismo ocurrió en la Galia.

        Fue precisamente el catolicismo y la iglesia, con su estructura jerárquica, la que contribuyó de forma decisiva al mantenimiento del orden y la civilización romana en esos momentos y en los siglos posteriores.

        3 enero, 2021 en 23:48

  18. 27 febrero, 2020 en 12:55

  19. Leer tu artículo, que por cierto es genial como enfocas el tema, y después lo que aportan los lectores, no queda más remedio que aceptar que estamos viviendo una mentira descomunal donde los intereses, como siempre, del poder omnipotente de los dueños del mundo, nos empujan a creer todo lo que ellos no preparan para seguir siendo sumisos a sus reglas. Como bien lo dices, no estamos preparados para aceptar ni comprender el cambio que se nos viene encima. Estamos inmerso en una sociedad, por lo visto, obsoleta. Y las consecuencias de los avances científicos, nos va agarrar completamente descolocados. Disfruté a lo máximo tu artículo. Buen domingo.

    1 marzo, 2020 en 2:09

  20. Muchas gracias macalder

    1 marzo, 2020 en 19:08

  21. Istoria cutremurului care a devastat ROMÂNIA în seara zilei de 4 MARTIE 1977 😦 😦 😦

    nu a fost modificată !
    Alioșa .

    4 marzo, 2020 en 7:37

  22. erotismoenguardia

    Vamos como corderitos…

    5 marzo, 2020 en 15:29

  23. TOP 🔝

    29 marzo, 2020 en 1:38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s